Adéntrate en el Bosque

Marina

marina
Vive bajo el mar. Sintiendo su piel abrigada por la calidez del agua, fluye con todos los seres que le acompañan.  Ese ser mágico y misterioso espera volver a vernos cuando conectamos con nuestras debilidades más profundas.

Ajena al dolor, sin el que no llegaríamos al placer de llevar a término ciertas búsquedas.

Ajena al miedo a perder la propiedad, si es que hay algo que pueda ser nuestro.

Ajena al miedo a la soledad. A tener que escucharnos a nosotros mismos en medio de tanto silencio.

Ajena a las creencias de pensar que no poseer es no existir.

Ajena a sentir que el mundo de fuera nos da el valor que merecemos y a sentir que todo está separado de mí.

Cuando regreso, Marina está ahí. Y la luz se hace hueco entre las algas atravesando las aguas e iluminando la paz de los fondos marinos.

¿Qué mejor lugar al que volver que aquel que nos devuelve a ser nosotros mismos?